18.11.11

Temor & Temblor


Si no existe una conciencia eterna en el hombre;

Si, como fundamento de todas las cosas, se encuentra sólo una fuerza salvaje y desenfrenada

que retorciéndose en oscuras pasiones generase todo

(tanto lo grandioso como lo insignificante); 

si un abismo sin fondo, imposible de colmar, se oculta detrás de todo,

LA VIDA NO ES MÁS QUE PURA DESESPERACIÓN:

Si no existe un vínculo sagrado que mantiene la unión de la humanidad;

si las generaciones se suceden unas a otras 

del mismo modo en que un árbol cambia sus hojas;

si pasamos por este mundo como las naves pasan por el mar,

como el huracán atraviesa el desierto: actos inconscientes y estériles;

si un eterno olvido, voraz, hace presa a todo

Y no existe un poder capaz de arrancarle el botín...

Si todo esto es así

ENTONCES CUÁN VACÍA Y DESCONSOLADA ES ESTA EXISTENCIA. 


Kierkegaard, Søren

(A ver quién me ayuda a descifrar a Kierkegaard) 

18 comentarios:

  1. sí es tormentoso,
    pero tenemos recreos de diversión
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Creo que añadir algo sería inoportuno e inútil,porque estoy totalmente de acuerdo.
    Desconsoladamente de acuerdo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es la primera vez que leo al autor por lo que hablo desde la ignorancia, así que perdona mis posibles meteduras de análisis. Bien es cierto que son los extremos de nosotros mismos, de nuestras circunstancias quienes nos hacen evolucionar y descubrir el límite de nuestras capacidades. Sin embargo, no es posible que esté mostrándonos la nada del ser humano para que realmente encontremos el todo, lo que nos forma, lo que nos compone tal y como somos.
    Es cierto que la vida es vacía; somos nosotros los responsables de dotarla de existencia. Por curiosidad, ¿cuál es tu análisis?

    ResponderEliminar
  4. Mi meta de hoy no es ayudarte a descifrar nada, supongo que leí esto en un mal momento.
    No me apetece pensar, comerme la cabeza, aunque indirectamente ya me he preguntado: ¿acaso hay algo que descifrar?

    Septiembre

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué te pasa? La vida es un bonito viaje, yo no estoy de acuerdo en esa clase de reflexiones tan destructivas.

    Ánimo! es sólo un bache del que saldrás reforzado.

    ResponderEliminar
  6. Ardid: agradezco tu participación. Mirá, yo creo que este texto encierra el problema de la existencia o no de dios. Un abrazo grande.

    Aina: jaja, qué linda que sos (qué simpática) puse el texto por dos razones. La primera: su belleza; a mí personalmente me parece un texto muy rico, violento, emocionante, lleno de pasión, lleno de incerteza, no sé, me atrae mucho. Y la segunda razón es: para analizarlo junto a los lectores, me parece que, más allá de la postura de cada uno ante la vida, Kierkegaard nos pone en un aprieto filosófico genial.

    Te mando un beso grande, y si, me gusta la auto destrucción, pero también me agrada la arquitectura (tal vez tirar un edificio, mi propia alma, y volverla a erigir, como un juego) gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  7. Ya lo dijo Macbeth (Shakespeare): "La vida no es más que una sombra que pasa.Es un pobre actor que gesticula y se agita durante su hora sobre el escenario, luego de la cual nadie vuelve a escucharlo.Es un cuento contado por un idiota, lleno de sonido y de furia, que no significa nada."

    ResponderEliminar
  8. Lunática: no sabés el placer que me da leer ese fragmento...te agradezco tanto por citarlo...dicho sea al pasar, ahí aparecen, por primera vez juntas, esas grandiosas palabras que luego pasarían a ser el título de una de las mejores novelas escritas del siglo veinte, de Faulkner. Genial. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. Cuánta razón llevan estas letras, che; qué conciso, qué bien escrito. Gracias por compartir.

    "Desconsoladamente de acuerdo", dice Marinel y yo concuerdo con ella. Debe ser que hoy es un día triste, pero no por eso desesperanzador.

    Abrazo, Barba, buen finde.

    J&R

    ResponderEliminar
  10. Maravillosa esta hoja que nos ha dejado al pasar querido amigo; pues Dios ya no existe, murió de hambre muerta (del hambre que murió en la médula del lisonjero Razonauta (llámese humano), y el Razonauta se puso lisonjero-gruñon cada vez más veloz, y su Dios fue cercenado en Cocaína, Play Station, Swowmatch, Canal Luz, y esos menesteres de asiduidad.

    Ahora, amigo barbudo, tengo un conflicto con las palabras... "Salvaje y desenfrenado" ¿Por tanto suponemos que La Razón es el freno del vacío pulsional, ¿Cual Razón?, ¿Acaso La Razón no ha sido el tapujo de la bestialidad?... No sé, no sé...... Escribir todo de nuevo es la revolución Nicolás, empecemos-empecemos,

    Graciar por compartir, fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Toda búsqueda desde la individualidad, nos lleva forzosamente a la desesperación. No somos tan singulares como para que todo gire a nuestro alrededor, sobre nuestros pensamientos individualistas y cargados de simbolismos humanos. Intentar ajustar todo a nuestro pensamiento concreto. La verdadera cuestión radica en encontrar en la comunidad, en el grupo y en la trascendencia como sociedad el verdadero sentido de la vida. Tenemos la manía de pensar en plazos tan cortos, que no nos damos cuenta que nuestra significación, medida en tiempo necesario, va más allá de cualquier medida concebible para la vida humana individual. Pero seguiremos siendo extraordinariamente individualistas, aunque eso no tenga la significación que pretendemos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Es fácil, el chico anda medio enamorado, je ,je... Solo un detallín de nada, que habría tenido en cuenta... todo es natural excepto los barcos atravesando el mar y por supuesto que lo hacen con un fin, pescar, transportar mercancía o pasajeros, viajes de lujo y recreo... en fin... aquí no le sigo, je ,je...

    Has cambiado el look, ¡Me gusta!
    Bss...

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  14. No voy a ayudarte a descifrar a Kierkegaard, pero sí voy a decirte que existen vínculos (sagrados, no sé...) entre generaciones, que la historia del ser humano no está respaldada por un oscuro vacío y que si llamas al universo, el universo te responde cuando en tu piel hay capacidad de reaccionar y de perseguir los sueños hasta alcanzarlos.
    Me gusta leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    Los filósofos..., siempre queriendo que una se ponga a pensar y más cuando una no tiene interés alguno en pensar sobre esas cosas...
    A ese señor, la verdad, no lo conozco. Pero, por comentar algo sobre el texto, yo sí creo que hay vínculos entre las generaciónes ¿De qué naturaleza?, eso es otro cantar, pero como las meigas: habe-los, hainos...

    Biquños!

    Carmen.

    ResponderEliminar
  16. ¿quieres descifrar al padre del existencialismo opuesto en todo a la racionalidad de hegel? sólo tienes que leer su traumada biografía y entenderás el porqué escribía así. actualmente, es la psiquiatria lo que está más cerca para entender a kierkegaard que la filosofía. saludos.

    ResponderEliminar
  17. El hombre, es una individualidad y también es parte de una especie. La individualidad, es simple, en tanto cada cual la llena con su propia concepción, con sus ideas, con las respuestas y el sentido que eligió dalre a las cosas.
    El problema de la existencia es en tanto especie: porqué de todos los animales nos dotaron de conciencia? "si las generaciones se suceden unas a otras del mismo modo en que un árbol cambia sus hojas", si no hay sentido de continuidad o justificación de la existencia del colectivo, existir es no saber, es una venda en los ojos pidiéndonos decisiones paso a paso: una desesperación. Que solo salvamos con la individualidad

    ResponderEliminar